HUI:
Dijous 18 de Agost de 2022 /
Obert de 10 a 14h i 16 a 20h
Del 23 de julio al 22 de noviembre
Exposición temporal
Olga Sinclair. La alegría de pintar
Gratuïta
“El amor no encuentra su sentido en el ansia de cosas hechas sino en el impulso a participar en la construcción de esas cosas”.
Zygmunt Bauman
 

Hablar de la pintura de Olga Sinclair es hablar de su vida misma. Desde muy pequeña, su padre, Alfredo Sinclair, en vez de obsequiarla con muñecas, le regaló pinceles y un millón de colores.

Olga nace y crece en un mundo creativo: el taller de pintura de su padre. Respira el olor de los óleos, de la goma dammar, de la trementina y de los barnices; y es ahí donde descubre su primer amor, ese amor que nunca se olvida, esa pasión a la que ha sido fiel hasta el presente: la pintura.

La artista nos cuenta las charlas que mantenía con su padre por las noches sobre los grandes maestros de la pintura y que más tarde habían de marcar su obra. Pablo Picasso, Juan Gris, Giorgio Morandi, Diego Velázquez o Francis Bacon, entre muchos más, eran analizados por ambos para desentrañar sus técnicas pictóricas, sus composiciones, su luz.

En sus inicios como artista, como todos los grandes pintores, ejecuta obras académicas y formales. Más tarde, aconsejada por su padre, experimenta y rompe con esquemas preconcebidos; él la anima a encontrar su propio camino superando todas las dificultades técnicas como artista, como mujer artista en un mundo principalmente masculino.

Su formación se inició en su Panamá amado, pero poco a poco es consciente de que ese mundo la limita y que necesita ampliar sus horizontes, conocer otras costumbres, otras técnicas y otros lenguajes expresivos. Y sobre todo, persigue educar la mirada, y necesita conocer la pintura occidental a fondo.
En esos tiempos, las reproducciones fotográficas son la única documentación visual y su calidad de resolución dista mucho de la actual.

En 1976 estudia en Madrid y se embelesa contemplando las obras de los grandes maestros de la pintura española. Devora visualmente el Museo del Prado en innumerables visitas. Los claro oscuros de Goya, las pinceladas de Velázquez, de Brueghel o de Tiziano, sus formas de componer y sus paletas de color, todo ello es mirado con pasión por Olga Sinclair para apropiarse de su esencia.

Continúa sus estudios en Londres donde conoce la obra de Francis Bacon, al que admira profundamente, y queda impresionada por esos trazos libres y violentos del artista. Olga explica que este conocimiento le marcará profundamente para el resto de su vida y tendrá un gran impacto en su técnica.

Reside por cortos periodos de tiempo en Holanda, donde tiene la oportunidad de deleitarse con los intimistas pintores flamencos: Vermeer, Durero y Rembrandt; este es otro impacto estético en el que el refinamiento burgués y la técnica depurada le muestran una concepción gozosa e intimista de la composición y del color.

Los cuadros que presenta en esta exposición poseen capas sobrepuestas de texturas y colores, historias interminables que se repiten, que nos advierten, que nos conmueven; siempre en movimiento, siempre cambiantes. Olga es una artista líquida que está innovando en todo momento, no le importa deshacerse de una fórmula segura, de una comercialización fácil; ella fluye, se arriesga, no nos da respuestas, no predica verdades absolutas, no nos ofrece una guía. Olga nos da plena libertad para formular nuestras propias interpretaciones.

Por otra parte, su gran técnica académica la convierte en una artista rigurosa  en permanente evolución que se reinventa sin ningún miedo ni temor. Su gran memoria visual acumulada -los diferentes países en los que ha vivido, tan dispares entres sí: Panamá, Bolivia, Holanda, España o Indonesia- se verá reflejada en  su producción, estimulando la creación de versiones enigmáticas de temas cotidianos que envuelve en hipérbolicas espirales de color y pinceladas fuertes y violentas a la manera de  Bacon, en un torbellino de pasión.

En esta exposición, sus cuadros están envueltos en un entorno poético de texturas y pinceladas gestuales propias del lenguaje de la abstracción. La fuerza de su pincelada, aparentemente delicada  pero decidida y feroz a la vez, nos muestra a una mujer que ha tenido que reconstruirse una y otra vez en este mundo líquido y difícil que siempre logra reconquistar.

En todas sus creaciones, la luz y el movimiento son los elementos fundamentales. Los colores, prístinos, limpios y luminosos parece que fluyen como el agua y se desbordan por el cuadro de una forma arrebatada. El movimiento entre los claroscuros  y  las espirales imposibles  nos  trasmite la sensación de expandirse más allá de los límites físicos del lienzo.

Academia y libertad compositiva, aparentemente contradictorias, se unen en composiciones equilibradas. Los temas íntimos son entrelazados con cuestiones universales. Su postura presente frente a la vida y frente a este futuro incierto y desconocido es lo que Olga Sinclair expone en el MuVIM y nos lo cuenta como ella sabe: con sus cuadros, sus dibujos y su alegría de vivir.


Alfia Leiva del Valle
 

 

23/07/2020 a 22/11/2020
Afegir al calendari

Alfredo Sinclair Ballesteros (1914-2014)

El padre de Olga Sinclair es considerado el primer panameño en explorar el expresionismo abstracto.

Estudió pintura en la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto de la Cárcova de Buenos Aires (Argentina) entre 1947 y 1951, bajo la tutela de Jorge Soto Acebal. Fue profesor de dibujo y pintura en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Panamá.

Se le conoce como el padre de la abstracción en la pintura panameña. En sus obras, usó técnicas mixtas y colores brillantes. Incursionó en el figurativismo, pero fundamentalmente las referencias semiabstractas referidas a la congestión urbana o a animales como peces, iguanas, insectos etc. componen gran parte de su creación. Su obra se ha inclinado por un abstracto lírico, evolucionado en la década de 1970 hacia una abstracción casi completa. De toda su temática, las caras de niños se han convertido en una característica esencial de sus obras.

Los momentos de soledad son seductores y temibles convirtiendo el escenario en una parodia sin sentido ni memoria.

Pinto porque los espíritus me susurran locamente dentro de mi cabezadecía El Greco, y creo yo que no son espíritus los que susurran, son las neuronas cansadas de tanto mirar, sin intervenir en el aburrido escenario de lo contemplado, condenado a existir invariablemente, sin un toque placentero de explorar lo intocable, de manejar lo invariable.

Notas de Olga Sinclair, 

Madrid, confinamiento por la pandemia, 2020.

Lloc

Sala Parpalló
Segueix-nos:
Subscriu-te al nostre butlletí:

Horari:
De dimarts a dissabtes:
de 10 a 14h. i de 16 a 20h.
Diumenges i festius:
de 10 a 20h.
Tarifes:
Exposició permanent:
Precisa de reserva prèvia
Informació i reserves:
Copyright©2017 MuVIM Quevedo 10 i Guillem de Castro 8 | 46001, València.  Tots els drets reservats
Site developed with Drupal