HOY:
Martes 20 de Octubre de 2020 /
Abierto de 10 a 14h y de 16 a 20h
Del 24 de enero al 15 de abril
Exposición temporal
Yo soy. Memoria de las rapadas
Un homenaje de Art al Quadrat a las mujeres represaliadas
  • Yo soy, homenaje a las mujeres rapadas del franquismo (detalle), 2018 © Art al Quadrat
    Yo soy, homenaje a las mujeres rapadas del franquismo (detalle), 2018 © Art al Quadrat
La exposición rinde homenaje a «las rapadas», mujeres represaliadas por el franquismo por sus ideas políticas o sus actitudes liberales. El despojamiento del cabello era solo una de las muchas vejaciones sufridas. Una vez detenidas, las obligaban a beber aceite de ricino para provocarles diarreas y pasearlas por las calles, mientras el pueblo las insultaba y apedreaba. Es decir, que se utilizaba a los propios vecinos para maltratarlas, creando un ritual de humillación colectiva, de estilo inquisitorial, que prevenía futuras actitudes rebeldes.

En «Yo soy. Memoria de las rapadas», las artistas gemelas Mónica y Gema Del Rey Jordà (Valencia,1982), componentes de Art al Quadrat, presentan uno de sus proyectos más maduros. En él, aúnan las distintas líneas de trabajo que las caracterizan: la reflexión sobre la intimidad en la que la idea de doble está muy presente, el análisis de las imágenes como portadoras de ideología; y la búsqueda de la justicia social.

La exposición homenajea a las mujeres represaliadas por el franquismo por sus ideas políticas o sus actitudes liberales

El proyecto homenajea a «las rapadas», mujeres que fueron represaliadas por el franquismo por sus ideas políticas o por sus actitudes liberales. El despojamiento del cabello era solo una de las muchas vejaciones sufridas. Una vez detenidas, las obligaban a beber aceite de ricino para provocarles diarreas y pasearlas por las calles, mientras el pueblo las insultaba y apedreaba. Se utilizaba a los propios vecinos para maltratarlas, creando un ritual de humillación colectiva, al estilo del inquisitorial, que prevenía las futuras rebeliones.

Resto de la trenza cortada a Mariana Torres Esquer en las manos de su nieto, 2017 

Sin embargo, la exposición no persigue detenerse en un hecho histórico pasado y recrear el dolor de estas historias, que por otra parte hay que conocer y difundir, sino sanarlo desde el presente, generando una corriente colectiva de energía que rescate la fuerza y el valor de «las rapadas», para que ellas nos sirvan de ejemplo en la lucha contra la violencia que sufrimos las mujeres aún hoy en todo el mundo.

Mónica y Gema pidieron a la población que donaran mechones de pelo, que simbólicamente recomponían la melena colectiva destruida, y proponían una restitución curativa

El proyecto resultante ha sido precedido por una profunda investigación de las fuentes bibliográficas y por una emotiva recopilación de testimonios, por parte de Mónica y Gema. El momento álgido en el que teoría y práctica se fundieron fue la realización de la acción que las artistas desarrollaron en Sagunto el 5 de noviembre de 2017, convocando a la población a un ritual colectivo. Las hermanas se raparon el pelo una a la otra, y realizaron el paseíllo al que se sometía a las rapadas, adoptando una posición casi de médiums, encarnando en sus cuerpos la memoria y la dignidad de aquellas mujeres. Además, solicitaron a la población, donar mechones de pelo, que simbólicamente recomponían la melena colectiva destruida y proponían una restitución curativa. Con todas estas donaciones se ha concebido una de las piezas más impactantes de la muestra: la kilométrica columna de pelo que cuelga desde la balconada del piso alto del museo y recibe al visitante en la entrada. Este símbolo de unión, de exorcismo de aquellos rituales de violencia colectiva, tiene su espejo en la joya de la muestra: la trenza original de una de estas mujeres valerosas: Mariana Torres Esquer. La reliquia fue guardada primero por su hijo y después por su nieto y ha sido amablemente cedida para la ocasión.

Toda la instalación recrea una ambientación cálida y acogedora que permite al visitante acceder desde la calma a estos pedazos de vida. Los objetos, las fotografías, las narraciones, los testimonios… son talismanes capaces de revertir la historia y sanarnos personal y colectivamente.

Acostumbradas a desdoblarse en todo lo que tocan, Mónica y Gema consiguen reconstruir los añicos de este espejo roto y que todos nos miremos en él.


Susana Blas
Comisaria

De 24/01/2018 hasta 15/04/2018
Añadir al calendario

Entrada general: 2€

Tarifa reducida: 1€ Fines de semana y festivos entrada gratuita

«La vida está hecha de añicos de espejo, pero en cada añico se puede uno mirar. […] Cada palabra que oigo y cada libro que me pongo a leer estalla en mil añicos donde se despejan nuevos fragmentos de vida: historias despedazadas; […] Escucharle no solo va a servir para recomponer su rompecabezas, sino también para encontrar algunas piezas del mío.»


Carmen Martín Gaite, Nubosidad variable (1992)

 

Mónica y Gema del Rey Jordà son dos artistas visuales y hermanas gemelas que fundaron hace quince años Art al Quadrat, un colectivo con el que presentan obras en vídeo, instalaciones, fotografías, perfomances y un largo etcétera de obras y actuaciones artísticas generalmente bifurcadas en dos grandes líneas de trabajo: la reflexión sobre la propia —y dicotómica— intimidad y un activismo artístico de cariz social, crítico y comprometido. Ellas se definen como artistas gemelas mujeres madres. «En ese orden», remarcan.

Lugar

Sala Alta
Síguenos:
Suscríbete a nuestro boletín:
Horario:
De martes a sábado:
de 10 a 14h. y de 16 a 20h.
Domingos y festivos:
de 10 a 20h.
Tarifas:
Exposición permanente:
Precisa de reserva previa
Información y reservas
Copyright© 2017 MuVIM Quevedo 10 y Guillem de Castro 8 | 46001, València.  Todos los derechos reservados
Site developed with Drupal