HOY:
Viernes 22 de Octubre de 2021 /
Abierto de 10 a 14h y de 16 a 20h
#MuVIMonTU
Exposición virtual
Mascarare
Arte preventivo en tiempos de pandemia
Gratuita
Fit for English speakers
Las mascarillas se han convertido en símbolo e icono de estos tiempos pandémicos que nos ha tocado vivir. El MuVIM ha propuesto a varios artistas y diseñadores que intervengan artísticamente una mascarilla y nos envían una fotografía con ella puesta. A su vez, el museo también ha pedido a críticos y periodistas una reflexión escrita sobre esta crisis sanitaria y su símbolo característico, el tapabocas. Todo ello conforma una exposición —de momento virtual— que quiere ser reflejo y servir de reflexión sobre nuestra fragilidad congénita. Una fragilidad que había quedado escondida detrás de los avances científicos y que ahora ha desenmascarado un simple virus.

 

Las máscaras nos han acompañado desde el principio en nuestra singladura como especie. En la Grotte des Trois-Frères, en la Occitania francesa, un dibujo grabado a la pared hace entre 17.000 y 20.000 años representaba un tipo de brujo o chamán que lleva una máscara de animal mientras baila. El chamán danzante, lo denominaron los especialistas. Se trata de una figura teriomórfica o zooantrópica: al ponerse la máscara, el ser humano intentaba atribuirse los poderes del animal, en un momento en que nuestros antecesores eran —a la vez— presas y cazadores, víctimas y victimarios. Parece evidente, pues, que los primeros usos de las máscaras fueron simbólicos y rituales, cultuales y culturales: cuando el animismo primigenio dio paso a las primeras religiones, los dioses solían tener figura humana y cabeza de animal. En el antiguo Egipto, Horus era un halcón, Ptah un buey, Sejmet una leona. Miles de años después, estas máscaras primitivas despertaron el interés y la curiosidad de artistas vanguardistas como Picasso, que creó su propia serie de máscaras de apariencia prehistórica.

Los usos profilácticos de máscaras y mascarillas también son muy antiguos. Plinio el Viejo contaba, en su Historia natural —escrita en la segunda mitad del siglo I d. C.— que los trabajadores del cinabrio improvisaban un tipo de mascarillas hechas con pieles de vejigas blandas de animal para evitar inhalar el polvo nocivo del mineral cuando lo trituraban para fabricar pigmento rojo. Mucho más tarde, en los siglos XVII y XVIII, los médicos también usaban máscaras especiales con fines igualmente preventivos: hay varias imágenes en las que se puede ver cómo se protegían de los enfermos de peste a los que trataban cubriéndose todo el cuerpo con una túnica larga y la cara con una máscara con forma de pico de ave, un largo pico donde se depositaban un puñado de sustancias aromáticas para impedir el contagio de la peste, puesto que —según la teoría miasmática de la enfermedad entonces imperante— la gente se contagiaba a través del aire «pútrido». Ya en el siglo XIX, Paul Berger fue el primer cirujano a usar una mascarilla facial  —hecha de tisú — en una operación quirúrgica. Fue a París, el 1897.

 

Sin embargo, había una larga historia detrás de esa simple mascarilla. Gracias al microscopio que él mismo se construyó, el neerlandés Antonij van Leeuwenhoek fue seguramente la primera persona que pudo ver los animálculos, aquellos animales que solo son perceptibles con la ayuda del microscopio. A pesar de que Leewenhoek hizo sus descubrimientos a finales del siglo XVII, no fue hasta doscientos años después —a mediados del siglo XIX— que Louis Pasteur asentó las bases de la teoría microbiana de la enfermedad, según la cual los microorganismos —virus, bacterias, protozoos, hongos o priones— son los causantes de un gran número de nuestras enfermedades. La mascarilla quirúrgica evitaba que médico y paciente intercambiaran gérmenes potencialmente nocivos.

Entre nosotros las mascarillas habían tenido, hasta ahora, un uso exclusivamente especializado por médicos y otro personal sanitario. Pero en Asia, acostumbrados a convivir con pandemias, el uso de las mascarillas se ha generalizado entre la población desde hace años, convirtiéndose en un complemento habitual de la vestimenta. Hasta el punto de que se ha desarrollado una moda específica que utiliza las mascarillas como soporte de diseños artísticos. Y, como todos los soportes que son de uso corriente y masivo —monedas, sellos—, ahora las mascarillas sirven para exhibir símbolos, banderas, logos, eslóganes, dibujos y todo tipo de mensajes. Se han convertido en banners publicitarios. En un —nuevo e inesperado— bastidor de obras de arte.

No deja de ser curioso, pues, que —20.000 años después— máscaras y mascarillas hayan vuelto a recuperar su función primordialmente simbólica. Cultural. Artística. Por eso el MuVIM quiere, con esta exposición, prestar atención a un objeto tan aparentemente modesto que condensa, sin embargo, una gran historia detrás. La de nuestra vulnerabilidad. Pero también la de nuestra firme determinación de sobreponernos a ella.

 
De 4/07/2021 hasta 31/10/2021
Añadir al calendario

El MuVIM ha pedido a un puñado de artistas nacionales e internacionales que nos hablen de los efectos de la pandemia utilizando la mascarilla como soporte de su creatividad. Por otro lado, periodistas culturales y comisarios de exposiciones han aportado textos en los que reflexionan sobre estos tiempos tan inciertos. Sus contribuciones se pueden ver en el sitio web que el museo ha creado ex professo para alojar las obras de unos y los textos de otros

Se saben, todavía, pocas cosas del SARS-CoV-2, el virus que ha provocado la pandemia más grave desde la mal llamada «gripe española» de principios del siglo XX. Pero, como en todas las pandemias, sabemos que las aglomeraciones humanas son focos de contagio masivo. Ahora el mundo está mucho más lleno de personas que hace un siglo y la mayoría son metropolitanas: viven en grandes ciudades, megalópolis incluso. Pero un síntoma de que esta pandemia es ubicua y afecta a todo el mundo es que se ha esparcido incluso por las zonas más aisladas y menos densamente pobladas del planeta: Rodrigo Petrella, que ha diseñado esta mascarilla aprovechando la misma decoración con la que los miembros de una tribu de la Amazonia decoran su cuerpo, se contagió y desarrolló la enfermedad del COVID-19

Accede desde aquí a visitar la exposición virtual

  • Online
Síguenos:
Suscríbete a nuestro boletín:
Horario:
De martes a sábado:
de 10 a 14h. y de 16 a 20h.
Domingos y festivos:
de 10 a 20h.
Tarifas:
Exposición permanente:
Precisa de reserva previa
Información y reservas
Copyright© 2017 MuVIM Quevedo 10 y Guillem de Castro 8 | 46001, València.  Todos los derechos reservados
Site developed with Drupal