HOY:
Domingo 25 de Julio de 2021 /
Abierto de 10 a 14h y de 16 a 20h
Desde el 11 de junio
Exposición temporal
C'est la vie
Mavi Escamilla
Gratuita
C'est la vie es una exposición que recoge algunos de los trabajos realizados entre los años 2000 y 2007, tres obras de 2018 que dan título a la exposición y mi último cuadro de 2021.

La mayoría de las obras están protagonizadas por mujeres ya que en ellas hablo en primera persona. Son trabajos que tienen como punto de partida las emociones y, sobre todo, son una forma de poner imagen a mis pensamientos sobre la sociedad y la mujer, el amor romántico…

Estas obras se caracterizan por la búsqueda de la perfección en la reproducción de las imágenes de referencia, siendo este mi periodo más figurativo. En las obras que se exponen también hay tres piezas del año 2018 que muestran mi evolución hacia terrenos más pictóricos y que dan título a la exposición, C'est la vie, expresión que utilizamos ante hechos consumados que aparentemente no podemos cambiar.

La exposición comienza con Dolce far niente, obra de 2021.

  

Cuando Mavi Escamilla emergió en la escena valenciana, la mayor parte de artistas jóvenes buscaba desprenderse del lastre de la pintura pop, que aún gozaba de un reconocimiento destacable tanto en la enseñanza como en el mercado. Por lo general, buscaban abrirse camino sobre todo entre los nuevos medios. El pop o el realismo social habían aportado un enfoque útil y unos recursos comunicativos muy eficaces para el arte reivindicativo. Pero aquello era cosa del pasado. La consolidación de la transición quiso olvidar todo lo relacionado con los años de franquismo, y la sociedad reclamaba un nuevo marco cultural mucho más abierto, experimental, popular y lúdico. En este escenario, se abrió un variado abanico de imbricadas relaciones entre diferentes corrientes y manifestaciones artísticas. No es que Mavi Escamilla haya experimentado con distintas disciplinas y lenguajes, pero pienso que haberse formado en ese contexto ha sido determinante para la conjugación de un lenguaje pictórico singular y mestizo, a la vez complejo y directo, que actualiza las claves propias de la mirada del realismo crítico y que resulta sorprendentemente adecuado para abordar la realidad contemporánea.

Tanto sobre lienzo como sobre papel, la obra de Mavi es de carácter predominantemente gráfico, como lo fueron las obras del realismo social. Cuando aplica pintura al papel, es tinta plana o brochazo diluido como si fuera acuarela, de manera que permite apreciar las cualidades del papel. Cuando pinta sobre lienzo, la encáustica encubre los trazos de la pincelada y acerca la pintura al dibujo. Este aspecto gráfico imprime un sentido directo al lenguaje y cierto carácter de inmediatez, del ahora y aquí. Ahora bien, la noción de inmediatez en la actualidad exige una mirada simultánea desde distintas perspectivas o, mejor dicho, ofreciendo diferentes lecturas de una misma realidad.

Esta necesidad de simultaneidad de lecturas se resuelve en la obra de Mavi un poco como en un palimpsesto, introduciendo diferentes estratos de registros superpuestos que, en este caso, se complementan y confluyen en la interpretación de la realidad; tres capas lingüísticas que permiten implicar distintos lenguajes y técnicas pictóricas. Por un lado, en el primer estrato encontramos la cita directa, con un lenguaje figurativo. Estos elementos figurativos se combinan en la siguiente capa con referencias iconográficas, pictográficas y palabras escritas con tipografías muy visuales propias del ámbito de la publicidad, la cartelería y la señalética, tanto física como electrónica. Y por último, nos presenta un estrato en el cual lo determinante es la expresividad plástica y subjetiva; la parte del gesto y la mancha, cromáticamente limitadas al blanco y negro, y las escalas de rojos y amarillos, con ocasionales manchas doradas y plateadas.

En el primer estrato, el dibujo es figurativo, detallado, algo rígido porque no parte de una realidad natural, sino que trabaja sobre referencias visuales icónicas de la cultura popular, en ocasiones procedentes de la publicidad, de los reportajes de papel cuché o del cine. Podemos identificar a modelos y estrellas de cine como Brigitte Bardot, Elizabeth Taylor, Simone Signoret o Yves Montand. (Aunque no se incluye en esta exposición, es destacable el papel peculiar que ha jugado en la obra de Mavi la figura de Joe d’Allesandro, el actor y modelo fetiche de Andy Warhol, que subvirtió los roles de género en el fetichismo sexual). Pero también aparecen personajes anónimos, sacados principalmente de revistas, de la publicidad y, en ocasiones, retrata a personas de su círculo de amistades.

Aparte del cine, se cita el mundo del circo, del cabaré o del burlesque. Se trata de un recurso para revestir siempre a los personajes anónimos con el mismo glamur que las estrellas de cine. Pero un glamur a la vez extraño y familiar (Heimlich), en el que asoma lo esperpéntico y aberrante, como en los concursos de belleza infantil, de un pintoresquismo exótico y lujurioso próximo a las estridencias estéticas y pecaminosas de Lux Interior y Poison Ivy, por ejemplo, que con actitud punk exaltaban el fetichismo característico de la pasión por las estrellas del rock 'n' roll de los años cincuenta. En el fondo, esta mirada crítica sobre el glamur pretende desenmascarar clichés y cuestionar los condicionamientos culturales del gusto. En cierto sentido, es como el mito de la caverna, pero con brillos en lugar de sombras: las luces nos deslumbran y nos muestran una realidad engañosa.

Pero este mensaje no se desprende por sí solo de las imágenes presentadas en el primer estrato. Por eso, en el siguiente nivel encontramos signos icónicos y palabras que producen un giro semántico respecto de las imágenes con las que se relacionan. Unas veces integrados en la composición, otras superpuestos, pinceles, nubes, estrellas, pistolas, llamas, calaveras…y palabras rotuladas alteran el sentido de las imágenes. Funcionan casi como instrucciones de uso o como notas explicativas que guían la mirada del espectador a través de la extrañeza y la ambigüedad hacia la paradoja, la ironía y la iconoclastia, siempre en favor de una lectura crítica de la realidad.

Esta intención crítica se centra en la confusión entre cultura y circenses en la sociedad actual, analizando las referencias cruzadas entre ambos conceptos y sus interpretaciones posibles. Para ello recurre a los contrastes que no son solo temáticos, sino también técnicos, estilísticos y cromáticos. Es decir, los valores plásticos contribuyen a articular las inquietudes de la artista y facilitan una carga expresiva que refleja la emoción que suscita y condiciona sus reflexiones. En el tercer estrato de lectura de la obra identificamos una preocupación por las posibilidades expresivas de la plástica. El brochazo gestual, la mancha o el goterón nos recuerdan que se trata de pintura y, por tanto, hay una intención, un ánimo o una emoción que aporta sentido. La emoción detrás del trabajo de Mavi es compleja y visceral, y se expresa con la contundencia juvenil e incierta propia de sus años de formación. Con este espíritu, sintetiza un lenguaje que aprovecha y actualiza de manera singular recursos técnicos y compositivos de diferentes lenguajes pictóricos (especialmente el pop) para adaptarlos a un nuevo espíritu crítico muy actual, con tintes nihilistas cercanos al punk, callejero y cotidiano. Propone con ello una reflexión muy personal acerca de los cánones culturales de nuestra sociedad de tal manera que todos alcanzamos a reconocer el resquemor, incluso la rabia encerrada, en la resignación que implica una coletilla tan chic como C’est la vie.

De 11/06/2021 hasta 25/07/2021
Añadir al calendario

Biografía

MAVI ESCAMILLA
València 1960
 
En 1980-1985 se licencia en Bellas Artes por la Universitat Politècnica de València. Su primera exposición individual fue en la Galería Post-pos de València. Ha realizado exposiciones colectivas en países como Italia, Méjico, Argentina, Namibia y Portugal. Participó en la Feria ARCO desde 1991 hasta 2002 con diferentes galerías. También ha participado en ferias internacionales como Art Chicago, Miart de Milán, Preview Berlin Art Fair y The Emerging Art Fair en Berlín; y nacionales como New Art en Barcelona, Feria de Arte Contemporáneo Tránsito en Toledo, Art a l'Hotel en València, València-Art y Arte Santander.
 
Su obra se puede encontrar en los fondos de galerías como Cànem Galeria de Castelló, en el Museo Segrelles, en la Colección Club Diario Levante o en la Colección Tulipamwe de Namibia, país en el que estuvo invitada a participar en unos Encuentros Internacionales de Arte en el año 1999. Ha ganado el premio de pintura “Le Mai des Avens” Scaër, Francia, “Vendimia Inicial Oro” de la D.O. Requena-Utiel, València, y la Bienal Martínez Guerricabeitia en 2014.
 
Su última exposición individual la realizó en la Cànem Galeria de Castelló con el título Still life en 2018. En ese mismo año también realizó MUNDO  B, en el Centro Cultural LA NAU, Sala Martínez Guerricabeitia, València; y Condición femenina, en la  Fundación Antonio Pérez, Centro de Arte Contemporáneo, Cuenca.

Lugar

Sala Alta
Síguenos:
Suscríbete a nuestro boletín:
Horario:
De martes a sábado:
de 10 a 14h. y de 16 a 20h.
Domingos y festivos:
de 10 a 20h.
Tarifas:
Exposición permanente:
Precisa de reserva previa
Información y reservas
Copyright© 2017 MuVIM Quevedo 10 y Guillem de Castro 8 | 46001, València.  Todos los derechos reservados
Site developed with Drupal